En solidaridad con la Librería Ramón Llull

TENEMOS ALGO IMPORTANTE QUE DECIR (Librería Ramón Llull):
Ayer nos llegó un burofax del Gremio de Libreros de Valencia anunciándonos nuestra expulsión del mismo. En mis cuatro años de agremiada no he visto nada semejante. Tampoco he sabido de nada similar en los cerca de trece que llevo vinculada al mundo librero.
El por qué de tan excepcional medida, según me indican, es el contenido de este comentario en nuestro muro de facebook el día 23 de febrero de 2012:

“Compartimos la alegría de Librería XXX al saber que además de nuestra amiga X, de XXX Librería, tres miembros de la Junta Directiva del Gremio de libreros de Valencia han acudido al curso que celebra el Club Kirico en Madrid sobre literatura infantil y juvenil. Y estamos así de contentas porque presumimos que si el billete, las dietas y el alojamiento los paga el Gremio, nos proveerán de un exhaustivo informe a seis manos de todo lo que allí se diga y no perderemos detalle. ¡Qué bien!
Y si se paga cada una su billetito y su bocadillito, ¡no pasa nada, X nos contará todo lo que aprenda!!! X, guapa, aprende mucho!!!!”

El comentario hace referencia a uno de los cursos, ofertados en el sector, al que acudió una compañera nuestra, pagando de su bolsillo los gastos correspondientes, cosa lógica y habitual. Como lógico y habitual, además de muy conveniente, es que algunos miembros de nuestra Directiva también acudieran.

El problema viene cuando, práctica habitual (pero no lógica), los gastos de asistencia a diferentes cursos, reuniones, jornadas, etc, etc, de la Directiva, parte de ella, o parte de ella con sus acompañantes, los soporta el Gremio sin que exista como contrapartida una memoria, explicación o información mínima para los agremiados que financian, con sus cuotas, la estructura de la asociación.
Tanto la información obtenida, que podría de gran provecho para todos, como una lista explicativa de gastos, hubiera ayudado a que los compañeros entendiésemos mejor el por qué de ciertas dietas y partidas.

La infracción cometida por la Llibreria Ramon Llull es una GRAVE DESLEALTAD al Gremio y a los miembros integrantes de la Junta Directiva. Algo nunca visto antes, al parecer.

Es igualmente excepcional en nuestro Gremio que los asociados soliciten ver las cuentas de los años anteriores y del corriente, como hemos venido haciendo algunos compañeros (la LLibreria Ramon Llull entre ellos) en los últimos tiempos. Tan excepcional como que en los veintimuchos años de existencia del mismo, nunca se había hecho.

Mi deslealtad, grave además, comenzó al comprobar los números, gastos, facturas y presupuestos de los últimos cuatro años. Tras lo cual puedo decir públicamente que la gestión, tanto de la información como de los fondos (cientos de miles de euros al año), es NEGLIGENTE y ESCANDALOSA, y que la contabilidad dista mucho de ser clara y accesible.

Nos parece negliente, por ejemplo, que se paguen cerca de 6.000 al año por una web, gestionada siempre por la misma empresa, pudiendo pagar diez veces menos por lo mismo.

Nos parece escandaloso , por ejemplo, que los productos de papelería los compre el Gremio a la librería propiedad de la Presidenta, pudiendo pactar con un proveedor y ahorrar así un 50%.

Nos parece negligente y escandaloso que se gasten miles de euros en cosas que nunca vimos en nuestra sede, como aparatos de aire acondicionado, ordenadores, sillas y mesas de jardín, y compras domésticas de cientos de euros, cuyo destino no hemos llegado a aclarar. Así como las enormes partidas presupuestarias en la organización de la Feria del Libro y en conceptos repetidos en muchas ocasiones.

Que la Presidenta cobre entorno a 9.000 euros por la coordinación de la Feria del Libro cuando se están pagando decenas de miles de euros a una empresa por hacer lo mismo, sí, nos parece negliente y escandaloso. Sobre todo cuando los compañeros solicitan una revisión del sueldo en tiempos de recortes en subvenciones. Revisión, por cierto, a la que nunca se contestó.

Desde ese momento, nuestra postura en las Asambleas Generales y en las reuniones, ha sido siempre misma, exigiendo una trasparencia que nunca vimos.

Todas estas quejas, y muchas otras, han supuesto una deslealtad por nuestra parte, que ha ido creciendo hasta acabar siendo grave con el citado comentario.

El hecho de que esta grave deslealtad suponga la expulsión de la Llibreria Ramon Llull no tiene mayor importancia salvo para la propia Llibreria. Pero ocurre que estamos en Valencia (en Valencia!!!), y en un lugar así, es importante que las cosas como ésta se digan. O no cambiaremos nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: